TRABAJA, CONSUME Y DIVIÉRTETE

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Estamos metidos en una crisis atroz y me temo que, a pesar de todo lo que ya hemos tenido que vivir aún no somos conscientes de la enorme gravedad de esta situación.

Hay quien no que cree en las casualidades, este tipo de personas tienen la convicción de que las casualidades no existen porque están convencidos de que cada uno de nosotros recoge lo que siembra. 

Desde hace años, en esta sociedad, aparentemente ideal, en la que vivimos recibimos un mismo mensaje, trabaja, consume y diviértete, un mensaje que se repite una y otra vez y es el mantra de esta nueva sociedad, trabaja, consume, diviértete y no te preocupes porque vives en un mundo seguro y estás a salvo, a si que… trabaja, consume y diviértete.

Estos mensajes, que escuchamos una y otra vez, por ejemplo, a través de los distintos equipos electrónicos que se han convertido en algo imprescindible para nuestras vidas, nos han convertido en unos seres acostumbrados a materializar los deseos de un modo casi inmediato.

Y esa enorme facilidad a la hora de conseguir lo que queremos ha hecho arraigar en nosotros la convicción de que todo está controlado y que nosotros y los nuestros estamos a salvo, de que podemos con todo.

Mientras nosotros vivíamos en un mundo feliz se han ido materializando avances tecnológicos que nos permiten mantener inmediatamente una conversación con el otro extremo del planeta o viajar de un continente a otro de forma sencilla y económica.

Todos estos avances, que nos proporcionan múltiples formas de divertirnos gastando el dinero que ganamos trabajando, son parte de una nueva economía liderada por un nuevo tipo de empresas que estimulan la filosofía del consumo ininterrumpido.

Una filosofía nefasta porque ha hecho de esta una sociedad llena de individuos dependientes, dependientes porque no producen, para eso están los chinos, dependientes porque no piensan, para eso está internet, dependientes porque han olvidado que este tipo de comportamientos basados en la autocomplacencia conducen a la ruina absoluta.

Cada uno de nosotros tiene la libertad de hacer con su vida lo que considere mejor pero esta forma de vivir es negativa, cuando vamos a gastar nuestro dinero en un objeto que nos gusta o contratamos un viaje o cualquier otra cosa que nos haya gustado, experimentamos una sensación placentera porque comprar genera una excitación, un nerviosismo inmediato comparable a cuando subimos a la cima de una montaña rusa.

Pero esta sensación desaparece rápidamente y es sustituida por un sentimiento de culpabilidad y arrepentimiento originado por la incapacidad de controlar ese impulso de compra, un dato, el consumo de ansiolíticos se ha multiplicado en los últimos años.

Nosotros vivimos en la misma sociedad que tu y hace años que venimos ayudando a personas y empresas a optimizar sus recursos, a reducir gastos para poder seguir adelante y disponer de una vida futura con algo más de equilibrio.

En SEL-DEK trabajamos con personas y empresas aportando nuestra experiencia para que dispongas de un aliado que colabore contigo y te ayude a vivir un poco mejor cada día.

Somos profesionales independientes y trabajamos todos los días con un objetivo, mejorar la situación económica de las personas y empresas que nos piden ayuda.

¿Tienes alguna duda? ¿Necesitas ayuda para mejorar tu situación financiera?

Escríbenos y nos pondremos en contacto lo antes posible.

Comparte en redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja una respuesta