RESULTADOS

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Llamamos resultado al efecto o consecuencia de un hecho, operación o deliberación, la situación en que se encuentra hoy el planeta tierra, asolado por un virus, con la Organización Mundial de la Salud sin dar unas instrucciones claras y con los gobiernos de la mayoría de los países actuando de una forma más o menos improvisada es el resultado de la gran autocomplacencia que desde hace unos años se ha ido apoderando de nuestras sociedades.

En este mundo de intercambio económico y consumo se ha creado una conciencia común, quiero decir que la mayoría de las personas comparte una forma de vida más predispuesta al “saber sacar partido”, el disfrute inmediato y el “sálvese quien pueda” que al trabajo ordenado y la utilización del sentido común. 

Hemos creado una sociedad llena de medios materiales que solo tienen como objetivo hacernos sentir felices ahora, en este mismo momento, sin necesidad de esperar, pero se trata de una felicidad “a plazos” en todos los sentidos, una felicidad tendente a jugar con la capacidad de ilusionarnos que los humanos tenemos y que nos sirve como estímulo para seguir adelante con ánimo y confianza.

Para la mayoría de nosotros es accesible, aunque sea a duras penas, el coche nuevo o renovado, la vivienda propia, la segunda vivienda y una gran cantidad cambiante de múltiples objetos “chulos”, monos o bonitos, como prefieras, sin olvidarnos de los maquillajes, la musculatura y el bronceado que nos hacen sentir “así de guapos”.

Esta sociedad de consumo nos lo pone relativamente al alcance de nuestros bolsillos, eso si entrampándonos de por vida para adquirir productos asequibles y, muy importante, caducos, para que tengamos que consumir constantemente más de lo mismo una vez, y otra, y otra para así conservar una sensación irreal de que no damos un paso atrás.

Esta crisis sanitaria global nos ha dejado bien claro que no podemos desentendernos de lo esencial, no podemos depender de otros para que nos suministren elementos de los que depende nuestra vida, como ha sucedido ahora con mascarillas y demás materiales que habrían evitado muchas muertes.

Es un modo de entender la vida que nos sitúa en un nivel de precariedad difícilmente soportable, un nivel de precariedad que viene impuesto por la necesidad constante de conseguir algo más, el problema es que la mayoría de las veces ese “objeto deseado” no resulta suficientemente satisfactorio así que inmediatamente fijamos nuestra atención en un nuevo “objeto deseado” y volvemos a comenzar de nuevo en una perversa rueda sin fin.

Esta forma de vida arruina nuestra economía y nuestro sistema nervioso, en los últimos años el consumo de ansiolíticos se ha multiplicado en España, el COVID-19 ha puesto de manifiesto lo caro que puede resultar no tener recursos y depender de terceros. 

Nosotros, ahora en remoto, trabajamos ayudándote, informándote, facilitándote formulas que te permitan reducir los gastos fijos para que tu economía sea más fuerte.

En SEL-DEK trabajamos ayudando a otras personas para que puedan vivir más tranquilos, puedan darles a sus hijos la mejor educación, en definitiva, para que con nuestro apoyo consigan vivir un poco mejor cada día.

Somos profesionales independientes y trabajamos todos los días con un objetivo, mejorar la situación económica de las personas y empresas que nos piden ayuda.

¿Tienes alguna duda? ¿Necesitas ayuda para mejorar tu situación financiera?

Escríbenos y nos pondremos en contacto lo antes posible.

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on google
Google+
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print

Deja una respuesta